AIRE COMPRIMIDO – SOLUCIONES PARA INDUSTRIAS

El aire comprimido se emplea en las más diversas áreas de la industria. La variedad de las aplicaciones se extienden desde el aire más simple (no tratado) que se utiliza, por ejemplo, en pequeños taller, hasta el aire comprimido prácticamente seco (0,003 g/m3) y exento de aceite (0,003 mg/m3) requerido en las industrias alimentaria, farmacéutica, química, etc.

La industria alimentaria necesita soluciones seguras. Por ello los compresores Boge y sus equipos de tratamiento de aire comprimido se diseñan para ser fiables en todas sus aplicaciones. Su avanzado diseño y su máximo compromiso con la calidad en el mecanizado elevan, sin duda, a los equipos Boge a las más altas cotas de eficacia y fiabilidad.

El aire comprimido no es puro por naturaleza, sino que incorpora diferentes contaminantes:

  • Partículas sólidas (polvo)
  • Contenido de agua (humedad)
  • Aerosoles y vapores de aceite

En l m3 de aire aspirado (en condiciones normales) por un compresor se pueden encontrar hasta 180 millones de partículas sólidas. Además contiene, dependiendo de la humedad atmosférica, entre un 50 y un 80% de humedad relativa, así como aceite y otros hidrocarburos no quemados procedentes de chimeneas y gases de escape.

Con una compresión de por ejemplo 10 bar, la concentración de estas sustancias no deseadas aumenta 11 veces.

Todas estas impurezas (humedad, partículas de polvo y aceite), además de comprometer la calidad de los alimentos, generan fallos en los aparatos que utilizan el aire comprimido. Las consecuencias son costosos tiempos de parada, elevados costes de mantenimiento y una inferior calidad del producto.

En el caso de la industria de alimentación y bebidas, para asegurar la protección de los alimentos, el aire comprimido debe satisfacer los más extrictos y exigentes requisitos de calidad, por lo tanto, estas partículas contaminantes deben ser eliminadas hasta obtener aire comprimido lo más limpio, seco y exento de hidrocarburos que sea posible.

La humedad preocupa especialmente, microorganismos y hongos podrían proliferar en los sistemas de tuberías y ser transportados por el aire comprimido a los productos alimenticios o sus envases. La forma más sencilla de eliminar la humedad es secar el aire comprimido hasta un punto de rocío determinado según la aplicación.Las partículas sólidas y los vapores de aceite deben ser eliminados mediante el filtrado del aire comprimido. Téngase en cuenta que la utilización de un compresor exento no elimina los filtros de línea.

Aunque no existe una legislación nacional ni europea sobre la calidad del aire comprimido para la industria alimentaria, es habitual utilizar el Código de Buenas Prácticas de Calidad Alimentaria del Reino Unido (C.B.P.) elaborado por el Consorcio Británico de Vendedores al por Menor (B.R.C.) y la Sociedad Británica del Aire Comprimido (B.C.A.S.), que define dos niveles de calidad del aire comprimido:

  • “No contacto” – Aire que solo ocasionalmente puede estar en contacto con el producto alimentario.

En este caso se recomienda la calidad del aire comprimido clase 1, 4, 1 según DIN ISO 8573-I:

Partículas = clase 1 (tamaño de partículas igual o inferiores a 0,01 micra) – Filtro M

Humedad = clase 4 (P.R. 3ºC a presión)

Aceite = clase 1 (aceite residual igual o inferior a 0,01 mg/m3) – Filtro M

  • “Contacto” – Aire en contacto directo con el producto alimentario.

En este caso recomiendo la calidad del aire comprimido clase 1, 2, 1 según DIN ISO 8573-I:

Partículas = clase 1 (tamaño de las partículas igual o inferior a 0,01 micra) – Filtro M

Humedad = clase 2 (P.R. – 40ºC a presión) – Requiere secador de adsorción

Aceite = clase 1 (Aceite residual igual o inferior a 0,01 mg/m3) – Filtro M + eliminación de olores y sabores filtro A de carbón activo.

Aire Boge: aire con calidad “made in Germany” para la industria alimentaria

Los sistemas de tratamiento Boge purifican el aire comprimido de forma rentable y eficaz, garantizando la calidad del aire y cumpliendo con las exigencias de pureza de la industria alimentaria.

Boge ofrece asesoramiento, de forma profesional, sobre el sistema de tratamiento adecuado para su aplicación para que su calidad de aire sea también económica.

Un tratamiento correcto del aire comprimido:

  • Prolonga la vida útil de la maquinaria que utiliza el aire comprimido como energía
  • Mejora la calidad de los productos
  • Aumenta la rentabilidad de la empresa
  • Disminuye el riesgo de paradas de producción
  • Reduce los gastos de reparación de los sistemas neumáticos
  • Reduce la corrosión en las tuberías de transporte del aire

Boge garantiza la solución óptima para cada aplicación. Estas son sus cinco soluciones:

  • Compresor lubricado + filtrado con filtro A de carbón activo
  • Compresor lubricado + filtrado con torre de carbón activo
  • Compresor lubricado + filtrado + aceite alimentario
  • Compresor lubricado + Boge Converter-Bluekat + filtrado
  • Compresor exento + filtrado con filtro A de carbón activo

Aire comprimido extrapuro en condiciones extremas: la purificación del aire comprimido tiene lugar en varios pasos. Los prefiltros grado P de Boge separan las impurezas gruesas. Las partículas sólidas de pequeño tamaño y el aceite se eliminan mediante los microfiltros grado M.

Finalmente, los filtros de carbón activo grado A eliminan los vapores de aceite, olores y sabores del aire comprimido. Así se puede obtener aire comprimido limpio y exento de aceite aún en condiciones extremas.

SECADORES FRIGORÍFICOS BOGE SERIE DS

El modo más rentable de secar aire comprimido: por medio del enfriamiento del aire comprimido cerca del punto de congelación se condensan  los vapores de agua contenidos en el aire. Por medio del uso de componentes diseñados para el ahorro de energía, la serie DS de Boge permite reducir claramente los costes energéticos principales de estos equipos:

  • Consumo eléctrico del secador gracias a su eficaz control (“start and stop” inteligente).
  • Consumo por sobrepresión en el compresor para compensar la pérdida de carga del secador. El generoso dimensionamiento de los componentes produce una mínima pérdida de carga y esto permite disminuir la presión del compresor. Se recuerda que por cada bar de reducción de presión se ahorra el 6% de energía eléctrica.

SECADORES ADSORCIÓN BOGE DAZ

Si precisa de aire comprimido con un punto de rocío a +3ºC, los secadores de adsorción Boge, regenerados en frío, alcanzan puntos de rocío a presión de -40ºC (estándar) y opcionalmente -70ºC. El sistema de doble torre trabajando alternativamente (adsorción/regeneración) asegura el secado sin consumo de energía eléctrica adicional.

BOGE BLUEKAT – COMPRESORES EXENTOS DE ACEITE, PARA UN RIESGO 0 DE CONTAMINACIÓN DE ACEITE

Para un riesgo 0 de contaminación de aceite, incluido en ambientes adversos, Boge ha desarrollado Bluekat:

Los compresores de tornillo de la serie Boge Bluekat pueden generar aire comprimido exento de aceite de clase 0 con certificado TÜv y ahorrarse la separación de condensados. El resultado es independiente de la calidad del aire de aspiración y totalmente seguro, y en comparación con compresores de tornillo exentos convencionales, con un precio inmejorable. Ideal para aplicaciones sensibles donde se desee generar aire comprimido sin aceite de forma segura e inteligente, como en la industria alimentaria:

  • Certificado de la TÜV SÜD clase 0 según ISO 85731-1.
  • Exento de siliconas.
  • Convierte los hidrocarburos del aire comprimido en C02 y H20.

 

Los motores Boge IE3 más novedosos permiten un accionamiento eficaz de todos los modelos Boge Bluekat. También están disponibles modelos Bluekat con velocidad variable.

Si tiene cualquier duda o consulta al respecto de la gama Boge, o sobre cómo podemos ayudarle para su caso en particular, no dude en ponerse en contacto con nosotros en el teléfono 965 44 89 22, o bien escribiéndonos a info@suministrointec.com.