movimiento-maker

EL MOVIMIENTO MAKER

Si bien el movimiento Maker y la industria tradicional son dos mundos radicalmente opuestos, de ese contraste entre las formas de hacer las cosas está surgiendo una industria más eficiente, cercana y sostenible. Las tecnologías Maker se utilizan en educación, biomedicina, telemedicina, arquitectura, domótica, robótica, artes, ocio, gadgets, industria

aeronáutica-espacial, control y monitoreo con sensores (calidad de aire, fuego, humedad, temperatura, movimiento, seguimiento..) iluminación (leds), internet de las cosas (IoT), wearables (tecnologías para llevar puesta), etc. Me consta que hasta un niño puede imprimir sus propios juguetes, diseñar su videojuego o montar un sistema de control de humedad de las plantas o de incendio de los árboles del jardín de su casa utilizando sensores (de humedad, temperatura, humo, etc.), una placa Genuino y una conexión inalámbrica.

Pero el movimiento Maker no va sólo de tecnologías de última generación como impresoras 3D, instrumentos capaces de detectar magnitudes físicas o químicas, servo motores o plataformas de hardware libre como Arduino / Genuino. Realmente se trata de un concepto ligado a la libertad: libertad para soñar y crear con nuestras propias manos el mundo en que vivimos. Es un punto de vista personal sobre el mundo. Es querer crear nuestro propio punto de vista pero alejándonos del individualismo. Es trabajo en equipo y producción de conocimiento en comunidad. Es humanizar las cosas. Es arte, artesanía, diseño, ciencia y tecnología en estado puro.

El movimiento Maker es anti-industrial por definición. Significa decir Basta ya! a las economías de escala y a la producción en serie; a la obsolescencia programada; a pagar costes o márgenes de beneficio de una interminable cadena de intermediación comercial; o a pagar los costes económicos y ecológicos de una larguísima cadena logística con sus transportes y sus embalajes desorbitados.

Hace tiempo que las empresas están invirtiendo en el poder de las impresoras 3D, o en sensores y big data para crear un backbone digital, o en la automatización y agilidad en la producción a través de la robótica. Pero la nueva industrialización tiene que ver con dónde y cómo se fabricarán los productos y con quién realizará el trabajo. La fabricación digital permitirá a los individuos diseñar y producir objetos tangibles sobre demanda, dónde y cuando los necesiten. Estamos en presencia de una nueva revolución industrial, pero no nos confundamos, la revolución no es fabricación Aditiva vs fabricación Sustractiva, lo revolucionario es la posibilidad de convertir información en cosas y las cosas en información.

Varios sectores industriales están observando con muchísimo interés las metodologías de generación de conocimientos y trabajo del movimiento Maker. Asimismo, anticipan que tecnologías como la impresión 3D, los servomecanismos robóticos y las redes de sensores accederán como un fenómeno disruptivo dentro de los procesos de las empresas, particularmente, en algunas etapas de la cadena de abastecimiento (particularmente en la etapa de fabricación de piezas, en los costes de inventario y en los plazos de entrega).

La cadena de suministro o supply chain es el proceso a través del cual se fabrican los productos y se entregan a los clientes. Durante el proceso se integran las funciones del proveedor -y sus proveedores-, fabricante, cliente, distribuidor y el detallista para llevar a cabo un proceso productivo. A través de esta cadena circulan, se transforman, se distribuyen y se venden los materiales, recursos, servicios y productos. En el medio existe un conjunto de empresas que transforman las materias primas en productos finales. Es un concepto que incluye todas las actividades relacionadas con la planificación, compras o abastecimiento, I+D, fabricación o manufactura, ingeniería, control de procesos, calidad, seguridad/medio ambiente, innovación, almacenaje, transportes o distribución y logística (materiales, producción y planificación).

Contestar