VENTILACIÓN INDUSTRIAL – NORMATIVA Y RECOMENDACIONES

ventilación_industrial

 

El término ventilación, incluyendo también la ventilación industrial, hace referencia a la renovación del aire del interior de una edificación mediante la extracción o inyección del aire. La ventilación nace con la finalidad de:

  • Asegurar la calidad del aire
  • Constatar la salubridad del aire, controlando la humedad, concentración de gases o partículas en suspensión.
  • Ayuda al acondicionamiento térmico del edificio.
  • En caso de incendio luchas contra los humos.
  • Permite disminuir las concentraciones de gases o partículas a niveles adecuado para el funcionamiento de maquinaria o instalaciones.
  • Evita la introducción en determinadas áreas de patógenos que puedan entrar vía aire.

Si hablamos de lugares habituales de trabajo en los que suelen producirse problemas de ventilación quizás nos vengan a la cabeza las naves industriales. Por desgracia, la ventilación de estas naves normalmente se encuentra obsoleta debido al paso del tiempo, o bien no funciona, o directamente, es inexistente en muchos de los casos.

En este sentido la ventilación industrial se hace referencia al conjunto de tecnologías que se utilizan para neutralizar y eliminar la presencia de calor, polvo, humo, gases, condensaciones, olores, etc. en los lugares de trabajo, que puedan resultar nocivos para la salud de los trabajadores.

NORMATIVA

Si nos ponemos a buscar al respecto de la normativa, es cierto que no existe un reglamento claro respecto a las naves industriales, aunque debemos de saber que la calidad del aire es algo esencial y que debe respetar unos mínimos para que el trabajador respire un aire adecuado dentro de las posibilidades del habitáculo. El Decreto RD-42, es el único en el que se contempla las naves industriales. Con unos años de antigüedad, en este decreto, se detalla que en las naves industriales se debería aplicar una renovación de 30 m3/h por trabajador en caso de una nave en la que no existen humos de tabaco, mientras que se aplicarían 50 m3/h por trabajador en caso de encontrarse en una nave industrial con problemas de humos. Obviamente, ya vemos en esta situación normativa que el Decreto presenta una cierta antigüedad al tener al tabaco presente en interiores.

Si atendemos a nuestra realidad diaria, la ventilación propuesta por esta normativa suele ser cuantitativa y cualitativamente insuficiente puesto a que podemos encontrarnos perfectamente en una nave industrial con un ambiente muy viciado en la que trabajan 20 personas y la nave en cambio es de 2000 m2 de ahí que los valores que se recogen en el RD-427 son insuficientes puesto que solo tiene en cuenta la renovación por persona, sin especificar nada sobre el tamaño del recinto o la capacidad de contaminación. Y esos baremos pueden aplicarse a talleres o fábricas pequeñas, con un paso de gente común. Pero sabemos de la existencia de muchos recintos que pueden tener miles de metros cuadrados y que trabajen únicamente un puñado de personas. Es el caso de las refinerías de aceites, por ejemplo la regulación existente no tiene en cuenta cómo actuar en cada caso concreto, y lo que es legal podría ser insuficiente para garantizar el confort en el puesto de trabajo.

RECOMENDACIONES PARA LA VENTILACIÓN EN NAVES INDUSTRIALES

¿Qué aspectos debemos tener en cuenta si hemos de ocuparnos de la ventilación de un entorno industrial? Desde aquí y fruto de la experiencia, se plantean una serie de recomendaciones para este tipo de recintos:

  • Puesto que el Real Decreto RD-427 tiene en cuenta el número de veces que se ha de renovar el aire cada hora. Consideramos óptimo realmente tener en cuenta el volumen del recinto y las condiciones.
  • De esta manera, es necesario realizar un número de renovaciones cada hora en función del volumen a ventilar teniendo en cuenta no solo el número de trabajadores, si no el tamaño de la zona industrial debe ser unos de los aspectos más importantes a tener en cuenta.

En naves pequeñas en muy común de la renovación del aire tenga que producirse hasta diez veces por hora, aunque ello va a depender de la contaminación o el humo que se genere en estos recintos. Sobre todo, en naves industriales pequeñas. Por el contrario, la ventilación en naves industriales grandes puede fijarse en las cuatro renovaciones por hora.

DISEÑO DEL SISTEMA DE VENTILACIÓN

Cuando  procedemos al diseño de un sistema de ventilación de naves industriales es vital tener en cuenta la instalación del sistema de ventilación. Debemos recordar que para que cualquier sistema de ventilación funcione correctamente, aparte de determinar el caudal necesario y el tipo de ventiladores, hay que prever un punto o puntos por donde ha de penetrar el aire exterior que será el que debe sustituir al interior, pero situados de tal manera que la corriente de aire que se creará entre las entradas y los puntos de extracción “barra” la zona afectada, evitando posibles recirculaciones.

En la ventilación en naves industriales es habitual el uso de extractores helicoidales, muchos de ellos de tipo mural en paredes.  Estos ventiladores son más ruidosos, pero tienen menores pérdidas de carga, que es lo que interesa en entornos industriales donde es imprescindible el intercambio de aire. Para la entrada de aire exterior, lo más común es el uso de rejillas de ventilación.

Si se dispone de una nave sin humos y con unas condiciones comunes, para que la ventilación sea efectiva y se puedan ventilar todas las estancias, se deberán utilizar conductos de ventilación que comuniquen todas las estancias, por lo que el ventilador deberá ser en este caso un ventilador centrífugo (normalmente situado dentro de una caja aislante acústica), puesto que este tipo de ventiladores soporta bien las pérdidas de carga y no tiene caídas de rendimiento entre los conductos.

Por otro lado, es importante destacar que si existen focos de humos en las diferentes estancias, en ese caso hay que hacer uso de sistemas de captación de humos que puedan direccionarse hacia los focos de contaminación. Un ejemplo podría ser la típica zona de soldadura que disponen muchas naves y que debe tener, además del sistema de ventilación general de la nave, un sistema de ventilación independiente para este proceso puesto que se produce un pico de contaminación que debe ser eliminado.

Si tiene una nave industrial o tiene dudas a la hora de cómo y con qué elementos poder llevar a cabo una instalación de ventilación industrial, puede contactar con nuestro departamento técnico y le ayudaremos a solventar sus dudas.